viernes, 21 de agosto de 2009

Tu mente es un laberinto
que tu espíritu recorre.

¿Quién soy?
Soy quien mi espíritu esté siendo, en la recámara del laberinto en la que esté. Ese que muta constantemente.
Y que sus pasadizos se retuercen, uno dentro de otro, donde no existen leyes, y puedes descender a lo más alto de tu ser.


¿Qué es la vida, si no nuestra travesía por laberintos propios y ajenos?